Serás rico o ya lo eres? Un rico empresario se horrorizó al ver a un amigo suyo taxista tomándose tranquilamente un refresco en una soleada terraza del centro. – ¿Por qué no has salido con tu taxi?, le preguntó el empresario. – Porque ya he ganado lo suficiente hoy, le respondió el taxista. – ¿Y por qué no continúas trabajando?, insistió el empresario. – ¿Y qué iba a conseguir con eso?, preguntó a su vez el taxista. – Ganarías más…