“Los niños no pueden estar enfermos ya que siempre están en coherencia emocional no saben  de emociones ocultas, los ponemos enfermos los adultos porque están ligados emocionalmente a los padres y a la información genealógica que heredan“

Caso real: Jaime de 5 años hiperactivo

         Jaime hasta los 2 años no se movía, se quedaba sentado con sus juguetes y  hasta que no le cambiaban de sitio él estaba tranquilo, ni se le oía. A los 2 años nace un hermanito y  tienen que llevar a Jaime a la guardería, es ahí cuando empieza a no poder estar quieto sentado en una silla o jugando más de un minuto con el mismo juguete.

Para el inconsciente estar quieto , silencioso es lo mismo que no parar de moverse y dar guerra. Son síntomas de llevar un fantasma, que en el caso de Jaime era un bisabuelo que murió en extrañas circunstancias ( asesinado quizás). Y esa muerte no aceptada por el clan familiar, ese duelo no hecho hace que Jaime nazca la misma fecha que el bisabuelo para reparar su historia. El niño solo demuestra sin parar de moverse que está vivo ,aunque lleve la muerte del bisabuelo con él.

Terapia:  con la madre de Jaime hacemos una relajación profunda para que conecte con el bisabuelo y revive lo mal que lo pasó cuando le robaron y se emociona y siente mucha rabia. Eso fue una liberación para el bisabuelo al sentirse reconocido por su nieta, y para Jaime que  al cabo de 2 días empezó a poder estar sentado en la escuela y a dibujar.

Nunca trabajamos con niños menores de 12 años (puede haber excepciones según la madurez del niño) , se trabaja siempre con los padres.