21 de Diciembre 2020 “Fin de una era”

Disculpad el sensacionalismo del titular en los tiempos que corren, pero astrológicamente no es para menos. 

El 21 de diciembre se producirá la conjunción exacta entre Júpiter y Saturno, ya en el signo de Acuario. 

Estos dos gigantes operarán uno junto al otro haciendo historia. Digo haciendo historia porque, aunque astronómicamente esta conjunción es un evento que ocurre cada 20 años, en esta ocasión la conjunción marca el inicio de un ciclo de 200 años. 

Un ciclo que nos despide del ciclo anterior, iniciado en 1802 y dominado por el elemento tierra. 

Los gigantes se juntarán a poca distancia de nuestro planeta, una proximidad similar se produjo en 1623.

En lo astrológico el diálogo entre estos dos colosos marca grandes ciclos. 

Los pasados dos siglos han establecido interacción en signos de tierra, la revolución industrial enmarcó el inicio de este periodo que abandonamos. 

Dejamos progresivamente atrás más de dos siglos de tierra para entrar en otros dos siglos de aire. 

Nos apartamos de un tiempo marcado por la generación de materia. Materia entendida como productos fabricados de manera masiva en fábricas, pero también como un aumento de seres humanos en la tierra. 

En el inicio del ciclo anterior, la natalidad se disparó y se cubría con ella la mano de obra necesaria de unas fábricas que crecieron hasta instalar la sociedad de consumo que conocemos hoy.

 Lo digital y lo intangible cobran ahora fuerza en un cambio de elemento que muestra predilección por un “adelgazamiento” de la materia.

Lo que antes lo hacía un equipo de 30 personas, hoy lo hace una persona con un teléfono. 

Lo que antes era garantía de “para siempre” hoy es temporal y cambiante y así un largo etcétera que parece decir; si la tierra genera en lo tangible, el aire conecta en lo intangible.